Electoral

Roy Barreras y Armando Benedetti
en el Pacto Histórico

¿Se tragarán los sapos?

Roy Barreras y Gustavo Petro.

No cabe duda que la llegada de Roy Barreras, Armando Benedetti y otros politiqueros de la misma laya al Pacto Histórico, saludada con entusiasmo por Gustavo Petro y los demás dirigentes, coloca a millares de luchadores que respaldan a Colombia Humana y su propuesta electoral ante el dilema de tragarse uno o varios sapos. ¿Vale la pena hacerlo?

¿Hacia dónde mira Petro?
La candidatura presidencial de Gustavo Petro en el 2018, en primera vuelta, pero en lo fundamental con los 8 millones de votos en la segunda, condensó –en el terreno electoral– las ansias de renovación y cambio de millones hastiados con la corrupción, la politiquería de décadas de los partidos tradicionales, el asesinato de luchadores por derechos económicos, sociales o políticos. Esa votación masiva, la más alta de la historia del país a un candidato que aparece como de izquierda, expresó además el descontento social por el desempleo, la falta de servicios elementales de salud, educación y vivienda, los bajos salarios, etc.

El 21 de noviembre de 2019 el descontento social que había catapultado la votación por Petro en el 2018 se desbordó en las principales ciudades en una masiva participación en el Paro Nacional y en infinidad de cacerolazos, concentraciones y manifestaciones contra las políticas del gobierno de Duque, respaldadas por las mayorías de un Congreso corrupto hasta los tuétanos. A partir del 28 de abril de 2021 y durante casi dos meses, ese descontento ante el hambre y la miseria agudizada por la pandemia inundó las calles, bloqueó las carreteras y se expresó en todo el país en un explosivo y profundo estallido que llegó a colocar contra las cuerdas al gobierno.

No se puede afirmar que Petro dio la espalda al movimiento, pero sí decir que dio la mano a Duque, para sostenerlo. Mientras en las calles ganaba fuerza la consigna ¡Abajo Duque! Petro declaró a voz en cuello que él (Iván Duque) debería terminar su período; que la mejor opción de los luchadores que ponían el pecho a las balas y represión del ESMAD era levantar los bloqueos y concentrarse en la “batalla electoral” del 2022. Petro actuó, en esas circunstancias, como defensor del régimen político, respaldando la preciada “institucionalidad” que es la piedra de toque, la razón última de propuestas no revolucionarias, reformistas.

En síntesis, Gustavo Petro no tiene como estrategia hacia la movilización social para derrotar al régimen; la utiliza como plataforma electoral. Él está enfocado y determina todos sus propuestas, acuerdos y alianzas, por las posibles conveniencias electorales. Por ello, está obligando a miles que desean un verdadero cambio y renovación, que han luchado en las calles por ello, a que se traguen el sapo de unirse y respaldar a quienes, durante décadas, han sido agentes y representantes de las castas y roscas contra las cuales, según se afirma, se levanta la propuesta del Pacto Histórico.

Sin entrar a analizar las propuestas programáticas del Pacto Histórico, lo cual es necesario, solo por los acuerdos y alianzas que está tejiendo, se puede afirmar que, respecto al 2018 Petro avanza y mira… hacia la derecha. Confía en que, con repugnancia y asco, quienes ven en él una posibilidad de cambio y renovación, pasen los nauseabundos bocados que ofrece con sus alianzas. ¡El tiro le puede salir por la culata!

Especie conocida
Para analizar los aliados que busca Petro por la derecha, tomaremos uno de los especímenes más representativos: Roy Barreras. Pertenece a una especie que no está en peligro de extinción, que se reproduce rápido y que tiene como hábitat privilegiado los pantanos pútridos del establo parlamentario (Senado, Cámara, Asambleas departamentales y concejos municipales).

Imagen del trino de Gustavo Bolívar titulado “Entrevistando a Roy”

En 2015 Gustavo Bolívar, senador y partícipe del Pacto Histórico, denominado por algunos el “escudero de Petro” informó en su cuenta de twitter que había entrevistado a Roy. Buscamos, sin encontrar, la entrevista; para tener datos fieles de quién es Roy y qué percepción tenía (¿tiene aún?) Bolívar de él. Sólo encontramos, en un twitter del 5 de abril del 2015, con la leyenda “Entrevistando a Roy”, la imagen con la cual Bolívar anuncia la entrevista. Sobran las palabras. Bolívar describe a Roy de cuerpo entero, al desnudo.

Ya antes, el 1 de mayo del 2013, Bolívar había colocado otro trino, en verso: “Roy Lagarto/nos tiene hartos / Con tu estilo acomodado/ que te ubica donde toca/ por unos cuantos bocados/ a cambio de cerrar la boca”.

Los luchadores honestos que son parte de Colombia Humana o respaldan al Pacto Histórico y a Petro deben recordar, diversos aspectos de la carrera política de Roy Barreras desde cuando abandonó el ejercicio de su profesión de médico para hacerse un político profesional, como se denominan en general estos saurios en Colombia. Resaltamos:

–En el 2006, bajo el reinado de seguridad democrática y los falsos positivos, aterriza en la Cámara por las listas de Cambio Radical, partido dirigido por Germán Vargas Lleras, en fórmula común con la entonces senadora Claudia Blum.

–Sobre la obra de gobierno de Álvaro Uribe Vélez, afirmó a la revista Semana: “Tengo y seguiré teniendo la más grande admiración por el presidente Uribe, a quien creo de la talla histórica de Bolívar. Y voy a seguir defendiendo su obra de gobierno.

–Fue tan profunda su relación con Álvaro Uribe Vélez durante los dos períodos del mismo que logró hacerse “compadre” de él. En el 2009, en la capilla del “Palacio de Nari” Uribe fue padrino en el bautizo de Simón, hijo de Roy.

–Roy, según dijo, se dejó crecer la barba para respaldar al ex comisionado de paz, Luis Carlos Restrepo, señalado por la justicia de haber consentido la desmovilización ilegal de un supuesto bloque de las FARC. De ese prófugo de la justicia afirmó a El Tiempo, el 9 de febrero de 2012: “Es un hombre inteligente, probo y austero. Trabajó por el país. Creo que lo timaron y engañaron en uno de tantos casos, siendo los demás exitosos“.

–Es típico del comportamiento de la especie de reptil que analizamos que se coloquen al lado y bajo la sombra que más protege. Ganada la presidencia por Santos, Roy se hizo santista y comenzó a distanciarse de Uribe, para convertirse, en representación de Santos, en uno de los negociadores de los Acuerdos de La Habana con las FARC. En el 2018, equivocado, pensó que la ficha ganadora de la presidencia sería Vargas Lleras y corrió presuroso a respaldar esa campaña.

Un olfato poderoso
La especie de reptil de la cual Roy es un espécimen de gran tamaño tiene olfato poderoso. Sabe que su supervivencia depende de que el régimen político, económico y social actual sobreviva. Para ello acepta o considera necesario, incluso, hacer algunas reformas a ese régimen. Pero sabe también que hay un volcán social activo, que tarde o temprano puede estallar con mayor fuerza que en noviembre del 2019 o en abril del 2021. Tratará por todos los medios a su alcance de impedir que ese volcán explote de nuevo.

Flaco servicio presta al avance de la conciencia política de centenares de miles que han salido a la calle a luchar contra ese régimen y sus instituciones, poco honor hace a la memoria de quienes en años y meses recientes han perdido la vida en esa lucha, que Gustavo Petro haya decidido abrazarse con politiqueros de la laya de Roy Barreras o Armando Benedetti. Compartir tribuna con ellos en las manifestaciones no es un honor; es un verdadero descrédito. Ni qué decir asumir el compromiso de respaldar a Roy en el improbable caso que se impusiese en una consulta sobre Petro o, menos improbable, que fuese segundo lo cual lo convertiría en la fórmula vicepresidencial, según los pactos vigentes.

Eduardo Álvarez G.
Bogotá, 14 de octubre de 2021

A %d blogueros les gusta esto: